Cita previa
Para pedir cita previa póngase en contacto con nosotros en el teléfono 91 223 60 41 o a través de la cita on line.
Horario: Lunes a Viernes de 9:00 a 22:00 horas
Síguenos en
Nuestras Instalaciones

Fisioterapia uro-ginecológica

Es un campo de la fisioterapia dirigido al tratamiento y prevención de complicaciones tanto urogenitales como disfunciones de tipo sexual que se deriven de cirugías, partos o alteraciones posturales.

El objetivo de estos tratamientos es recuperar y fortalecer el sistema muscular-ligamentario que compone el suelo pélvico, eliminar los dolores y las molestias derivadas de las cicatrices quirúrgicas, mejorar la actividad sexual, evitar los prolapsos y proporcionar una adecuada reeducación pelvi-perineal para evitar futuras incontinencias urinarias. Por desconocimiento y falta de integridad del periné, muchas veces no se le da la importancia que estas alteraciones realmente tienen.

El paciente puede acudir directamente al fisioterapeuta o por recomendación de su ginecólogo o su urólogo. Un fisioterapeuta especializado en el campo de la uro-ginecología y reeducación del suelo pélvico siempre le realizará una valoración previa a su tratamiento.

Pueden beneficiarse de estos tratamientos:

  • Hombres y/o mujeres con incontinencia urinaria.
  • Mujeres embarazadas, puérperas, post-menopaúsicas.
  • Candidatas o sometidas a cirugía.
  • Hombres sometidos a prostatectomía radical o parcial.

En estos tratamientos de rehabilitación del suelo pélvico el fisioterapeuta trabaja de forma personalizada e individual con el paciente, procurando una buena conciencia corporal y propiocepción perineal. En algunos casos se puede ayudar de biofeedback, láser, ultrasonidos, electroestimulación y dispositivos intracavitarios que ayuden a fortalecer la musculatura perineal.

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina y puede tener múltiples causas: infecciones urinarias, embarazo, postparto, obesidad, problemas neurológicos y circulatorios (ictus, diabetes, enfermedades cardíacas), la ingesta de determinados medicamentos y otros problemas de salud, frecuentemente asociados al envejecimiento y que debilitan los músculos de la pelvis.

Distinguimos 2 tipos fundamentales de incontinencia urinaria:

  • De esfuerzo: es la más frecuente. Los individuos afectados por este tipo de incontinencia no pueden contener la orina al toser, estornudar, reír o durante otros movimientos que ejerzan presión sobre la vejiga.
  • De urgencia: los músculos de la vejiga son excesivamente activos y se contraen en momentos inoportunos o de forma permanente, provocando, de igual forma, la salida involuntaria de orina.

Afortunadamente, la incontinencia suele tratarse satisfactoriamente mediante:

  • Ejercicios específicos que fortalecen los músculos del suelo pélvico que soportan a la vejiga y los alrededores de la uretra. De esta forma se actúa sobre la salida involuntaria de la orina y la materia fecal, manteniendo los órganos de la pelvis en su lugar.
  • Tratamiento conductual. Consiste en el aprendizaje sobre como controlar mejor los músculos que intervienen en la micción. Para ello seguimos un protocolo y realizamos seguimientos a través de valoraciones periódicas sobre la evolución de cada paciente.

Con estos tratamientos evitamos la aparición de los también molestos y frecuentes efectos secundarios de la incontinencia como son: erupciones, eccemas, quemaduras e infecciones cutáneas, problemas sexuales y temores a las relaciones sociales.